Yo tengo casi treinta años, como la mayoría de mis amigos, algunos más grandes todavía, y seguimos escuchando a Blink-182. Chavorrucos o no, ésta es una banda con la que gran parte de la generación millenial, creció. Marcó nuestras infancias y nuestras adolescencias. Todos los noventa y gran parte de los dos mil pudimos escuchar a esta banda de punk rock, que ya más bien entra dentro del género pop punk.

Después de una serie de cambios en la alineación, de descansos que duraron unos años, de peleas, de separación, de reuniones y reconciliaciones, la banda se quedó con Mark Hoppus, Travis Barker y Matt Skiba, guitarrista de Alkaline Trio, reemplazando a Tom Delonge, y acaban de anunciar el lanzamiento de un nuevo álbum de estudio llamado Nine, en septiembre del año en curso. Nine será el noveno disco de estudio de Blink-182, pero el segundo disco de la banda con la alineación actual.

Pudimos escuchar previamente canciones como Happy Days y Blame It On My Youth que, incluso con los ritmos y las voces que ya conocemos, nos muestran algo distinto. Con sonidos semejantes a Imagine Dragons, quizá. Este es un disco que marca un punto de evolución, crecimiento y madurez para esta banda. Algo difícil de creer para quienes oímos las canciones o conocemos los videos en que se burlan del papá de alguien y corren desnudos por la calle.

Nine nos mostrará una faceta distinta, novedosa, pese a resultarnos tan familiar; nos mostrará el crecimiento de tres músicos y tres personas, que inevitablemente han madurado. Y es que ya tienen más de cuarenta años. Además de esto, Blink-182 termina de integrar a Matt Skiba, lo vuelve parte de la banda, para dejar de ser un músico que reemplaza a otro imitando su voz, ahora tiene su lugar.

Mark Hoppus aseguró en una entrevista que este disco pondrá a la banda en lugares en los que nunca ha estado en veintisiete años de carrera. Hace poco anunciaron una gira con Lil Wayne… Así que quizá sea cierto que podemos esperar casi cualquier cosa del próximo disco. Uno puede preguntarse hacia dónde evoluciona el pop punk, hacia dónde se dirige y lo más probable es que no obtengamos respuesta, sino hasta el veinte de septiembre; pues, después de las influencias punk, pop, y los ritmos de hip hop, no hay manera de saber qué sigue; sin embargo, y al parecer, Blink-182 ya tiene planeado un EP para lanzar poco después de Nine.

A sus más de cuarenta años, quizá ya encontraron su sonido y todo aquello que tenían que decir y cómo decirlo, después de nueve discos. Y nosotros, a nuestros más de veinte o casi treinta años de seguirlos, necesitamos escucharlo, es urgente saber qué es. Nos guste o no, estemos de acuerdo con su nuevo sonido, con sus giras con raperos, con sus letras o no, Blink-182 es una banda tan legendaria como joven, fresca y alegre, jovial y con vida. Bien lo dijo Mark Hoppus, hablando del título escogido, Nine: El nueve es también el número universal del amor. Y es que uno no puede estar triste o enojado con la vida si usa tenis y bermudas todos los días.